Saltar al contenido

Instituto Nacional de La Meritocracia, Ecuador

28 julio, 2016
Instituto Nacional de La Meritocracia

OJO: no somos el INM, ni el Ministerio de Trabajo. Esto es una revista/directorio online 😉

Importante: El Instituto Nacional de La Meritocracia, ahora es parte del Ministerio del Trabajo.

A partir del 1 de mayo de 2017 todo ciudadano puede denunciar presuntos hechos irregulares que afecten el desarrollo de los procesos de selección de personal, escribiendo al correo electrónico: denuncias@trabajo.gob.ec

Ponemos a tu disposición también, nuestro formato “no oficial” para que envíes tu denuncia:

Comunicado oficial del Ministerio del Trabajo:

MINISTERIO DEL TRABAJO ASUME COMPETENCIAS DEL EX INSTITUTO NACIONAL DE LA MERITOCRACIA

El Instituto Nacional de la Meritocracia  (I.N.M.) del Ecuador, es la entidad encargada de regular el subsistema de reclutamiento y selección del personal, de las instituciones públicas, evaluando la idoneidad de los aspirantes, verificando que se cumplan los requerimientos establecidos para desempeñar un cargo en el servicio público.

Datos de contacto del INM Instituto Nacional de La Meritocracia en Quito

Dirección: Av. 6 de Diciembre  y Whymper, Quito – Ecuador
Teléfono: 593-2 395-7270

Campo de acción del Instituto Nacional de La Meritocracia

El campo de acción del Instituto Nacional de la Meritocracia, en concordancia con la Ley Orgánica del Servicio Público y dentro del artículo 228 de la Constitución de la República del Ecuador dispone: “El ingreso al servicio público, el ascenso y la promoción en la carrera administrativa se realizarán mediante concurso de méritos y oposición, en la forma que determine la ley…”.

El Instituto Nacional de la Meritocracia nace con la misión de fortalecer la gestión pública en el Ecuador, mediante Decreto Ejecutivo No. 737 de 18 de abril de 2011, para garantizar la aplicación de un sistema técnico de méritos en competencias, habilidades, destrezas y valores encaminado a generar las capacidades técnicas necesarias para ejercer eficazmente de la razón de ser de las instituciones, tanto en el diseño de las políticas como en el ejercicio neutral de la autoridad pública.